Sanlúcar la Mayor, Pasado ,Presente y Futuro.

Sanlúcar la Mayor, Pasado ,Presente y Futuro.
Desde que tus campos fueron fructíferos,las palomas anidaran en tus campanarios,la grieta de tu cárcava defensora de tu fortaleza amurallada,tesoros escondidos en tus silenciosas calles de tierra y blancas paredes, tu llamada al corazón de los hombres desde el alminar de tu mezquita, el repicar de tus campanas gloriosas de fiesta,los caminos y veredas de tus campos alpechinera,tus manantiales de aguas cristalina,tu Guadiamar caudaloso de aguas tranquilas. De todos los pueblos del Aljarafe ninguno puede compararse contigo,por tu historia, tu rango y tu prestigio.
.La Sanlúcar eterna,aquella que guarda en la noche la luz de las estrellas y el lucero de la mañana,la luz de su cielo celeste derrama sobre sus tranquilas calles el sosiego de sus moradores,paseantes de calles adoquinadas transcurren con pasos lentos recibiendo el frescor de sus aires con aromas de azahar de una semana que se acerca y otra que se va.La Sanlúcar eterna en la que en tantos corazones albergas y siempre estarás.. Sanlúcar la Mayor es una localidad sevillana perteneciente a la comarca de El Aljarafe y, en concreto, en el Aljarafe alto o Norte. Está situada a unos 18 km al oeste de Sevilla capital. El pueblo está situado a 148 metros sobre el nivel del mar.Es cabeza de partido judicial y centro neurálgico del alto Aljarafe.Su origen histórico se remonta a tiempos del Neolítico en la que se habitaron estas tierras.

miércoles, 23 de mayo de 2018

José Jaén González


Nunca quiso ser torero, !!pero cortaba oreja y rabos!!.
José Jaén González,más conocido en  nuestro pueblo como "el Machote".Nació en Sanlúcar la Mayor 1947, su juventud la vivió en una chabola de la calle fuente,junto a sus vecinos Villarito y Valderrama,y frente al maestro José Canova donde aprendió a coger la muleta y el capote, su destino llegaría pronto,tras dejar los estudios su primo  Federico Marina le da trabajo en el matadero municipal donde comenzaría su gran aventura toreril.Joselito Jaén trata de recordar estas aventuras a las que voy escribiendo en su biografía taurina, una vez completa  daremos a conocer a su pueblo y aficionados.
Mientras tanto pueden visitar nuestro blog taurino dedicado en exclusiva a Sanlúcar la Mayor.Saludos.https://solucartaurina.blogspot.com.es/



Gracias por visitar nuestros blogs, 

lunes, 26 de marzo de 2018

Antonio Martinez Lopez " El Sanluqueño"


Antonio Martínez López " El Sanluqueño"
Natural de Sanlúcar la Mayor, nació el 30 de Abril de 1931, su familia  de origen muy humilde, hijo de Mariano Martinez Rioja y de Teresa López Morillo, es el segundo de 6 hermanos.Esta casado con Parma Carrascal y es padre de un hijo llamado Antonio Martinez Parma.


Antonio Martinez Lopez nace el 30 de Abril de 1931 en la calle del Carmen, frente a la antigua cárcel y frente a la capilla de la Virgen del Carmen, en una casa de vecinos.En 1941 con 10 años pasó a vivir a la calle mercado otra casa de vecinos. en 1943 dos años más tarde sus padres vuelven a cambiarse a otra casa de vecinos llamada el Cuartel al final de la calle Franco ( Hoy Edificio Alhambra), A los 12 años Antonio Martínez López comenzó a trabajar junto a sus hermanos en la finca de Guadiamar, fue ayudante del pollero y entabló amistad con el dueño el señor "Pero"al que lo toma como acompañante para ejercer el trabajo de Chanca,  nunca fue al colegio, su escuela será el trabajo y su afición los Toros,su ilusión ser torero, le gustaba el campo y jugar a los toros con sus amigos en la corredera, al final de la calle Fuente, donde pasaba las horas entrenando, repasando cada pase con la muleta y un estoque de madera.Su afición llega a oídos del maestro Jose Cardena "Canova"único maestro al que le corresponde enseñarle las disciplinas del toreo,sus entrenamiento duraban hasta últimas horas de la tarde en la corredera (corso de todo aficionado Sanluqueño). 


 Sus amigos le tenían gran estimas pues retaba muchas tarde a sus amigos en la plaza del pueblo, con un juego de agilidad y rapidez en el salto, el juego consistía en un muro que tenía una resbaladera muy empinada junto a la entrada del viejo mercado de abasto, Antonio reunía a mas de 14 amigos para retarlos en este juego al que Antonio tomaba carrera desde la palmera junto al Casino, hasta impulsarse desde la resbaladera para saltar y  pegar un trozo de papel mojado con saliva y pegarlo lo más alto posible, el que más alto pegará el papel era el ganador, Antonio Martínez superaba  a sus amigos y siempre ganaba el juego, a lo que sus amigos decían que Antonio era tan veloz que subía hasta las paredes corriendo.

El verdadero amor de Antonio fue Dolores. Con apenas 10 años Dolores tenía unos ojos hermosos que al pasar por su lado no podías evitar enamorarte de su mirada.Antonio que cada mañana solía pasar por delante de su casa llevando una carretilla camino de la fábrica donde su padre trabajaba, la vieja fábrica de  lozas de Monolito Ríos, al pasar cada mañana por la puerta de Dolores la encontraba barriendo su portal y el se paraba para admirar sus lindos ojos y entablar conversación,esto se repetía cada mañana, Cuando dolores cumplió los 13 años, Antonio tenía 16 y declarándose su amor no pudo evitar un beso robado y compartir sus sentimientos,la juventud de Dolores y la no aceptación de sus hermanos por la relación del torero, Antonio busco sosiego en otras mujeres sin conseguir superar el amor por Dolores,Antonio estando apunto de marcharse a la mili le propuso a Dolores matrimonio y que se marchara con el a Barcelona,Dolores siendo la mayor de sus hermanos cuidaba de ellos, y sus hermanos mantenían firme la negación de su relación con Antonio,ante la negativa de Dolores a la petición de Antonio, este estando realizando su servicio militar encontró un nuevo amor. Parma Carrascal y es padre de un hijo llamado Antonio. A pesar del tiempo Antonio no pudo olvidar su verdadero amor, cada año solía visitar a su familia por semana santa o en verano, donde en ocasiones pasaba a saludar a Dolores y declararle lo que todavía sentía por ella, Dolores estaba casada y Antonio siempre respeto este estado como un caballero, pero no podía evitar decirle un te quiero en cualquier momento de los breves encuentros de aquellas pequeñas vacaciones. Antonio mantuvo relaciones con varias jóvenes amigas en su tiempo de juventud, pero con Dolores con solo un beso, mantuvo su corazón ocupado y que aun los dos conservan, no solo los recuerdos sino también su Amor.


Antonio se entrenaba cada día como un atleta para mantenerse en forma, solía llevar algo de peso en las manos incluso cuando paseaba  con sus amigos por el porche alrededor de la iglesia de Santa María, sus amigos le admiraban y las mas jovensitas se enamoraban de Antonio ,un varón bien parecido con valor de torero siempre fue un buen partido,se le cuenta hasta tres enamoradas de él y con ninguna se casó. Lola que a pesar de estar enamorada de Antonio nunca le atendió a su requerimiento. Dolores que confesaba que solo era un beso robado y que ella era muy joven para él, por lo que tampoco pudo ser su novia, Luego una joven vecina conocida como la de la "Cuca"que vivía también en la casa de vecinos el cuartel,  se enamoró de él perdidamente, siempre estaba detrás de Antonio requiriendo su atención, a lo que Antonio nunca le dio interés, pero sus celos era mayor que su amor, decía que (o para mi, o, para ninguna) y en cierta ocasión quiso envenenarlo en venganza a su desprecio, entra en la cocina de su madre con intención de echarle veneno en la comida a escondidas de los demás,por lo que fue sorprendida y reprendida por la familia, luego conoció a Pepa la del "corralón" Hermana de una cuñada de el "Larti" Hermana de la mujer de Pedro la Justa, fue novia formal de Antonio durante bastantes años , lo visitaba todos los días para pelar la pava en casa de sus padres en la casa del viejo Cuartel . Este noviazgo duró hasta el ingreso de Antonio en la mili, donde durante su estancia en Gerona conoció a su actual esposa Parma Carrascal,

Algunas de las anécdotas de estos tiempos Toreril de Antonio López  " Sanluqueño"se contaban en el bar del casino y otras tabernas donde los asistentes escuchaban a un tal Pepe"Ciaco",portaba siempre una mascota (sombrero) representaba el papel de don Juan Tenorio en el bar con los amigos mientras tomaban unas copas, era cazador furtivo al que gustaba casar pajaritos y venderlo por los bares de Sanlúcar,solía montar las trampas(Perchas) en el campo cuando cierto día se ve venir un grupo de toros al que corriendo se sube a un acebuche(árbol) donde se le paró un toro que se avía peleado con uno de la mana, estos toros suele ser muy bravos, por lo que Antonio Martinez Lopez se encontraba cercano a tan solo unos metros, al momento tomo la muleta, comenzó a darles pases hasta que se hartó, alejando al toro del Acebuche donde Pepe "Ciaco" se encontraba subido.


Muchas de estas anécdotas también son contadas por sus amistades más próximas, ya que su primeros pasos a la Torería tuvo lugar en las cercanías de nuestro pueblo,donde es conocida por sus numerosa fincas de ganaderías ilustres donde todo maletilla frecuentaba casi a diario para conseguir su aventura, durante algunos años Antonio Martinez,Rafael Martínez, y José Castellano, solían ir juntos siempre a estos tentaderos en la noches de luna llena.En aquellos tiempos de capeas solíamos salir de noche para estar los primeros en el cortijo de algarra,Antonio,Rafael,José, siempre estábamos juntos,en algunas ocasiones dormíamos arriba de un árbol hasta el amanecer,al llegar al cortijo ayudamos apartar el ganado,preparar la herrería,


 y cuando terminamos nos dejaban torear  y darle unos capotazos, el tentadero se ponía lleno de gente aplaudiendo, un capotazo por aquí otro por allí y así pasábamos el día.Una de las noches fuimos a Barbacena a campo traviesa, cuando llegamos al tentadero ya estaba  empezando a salir las vacas para el campo después de la tienta, cuando ven una de las vacas golpeando unos palos y tomando el capote Antonio se harto de darle unos capotazos, y Pepe saltaba la vaca y le daba muletazos, así una otra y otra hasta que nos regresamos al pueblo, en el regreso pasaron por una finca donde vieron unos pollos sueltos, Antonio cogió un palo se lo tiro y quedando el pollo casi listo lo metieron en un saco, al llegar al pueblo se lo comieron en el bar de Manolito el Sargentillo donde fue guisado por su madre.En otra ocasión nos fuimos por la marisma después de andar y andar entre pinos y acebuches con el hambre que teníamos llamamos a la puerta de una casa para pedir algún bocado, a la que la señora contestó que su marido fue al pueblo para comprar pan y aún no había regresado , por lo que se marcharon y pasando por la parte de atrás de la casa,vieron unos pavos a lo que Rafael "Medio Higo" se arrastró con cuidado y espantan dolos para donde estaban Antonio y Pepe, le tiraron unas piedras pero los pavos no querían salir por lo que Rafael los cogió del cuello hasta sacarlos del corral,Otra de las noche fuimos al la finca del majano de don Carlos Melgarejo, el ganado estaba más delgado y se arrancaban muy pronto, estaba toreando un becerro y de momento se arrancaba otro por otro lado, Pepe con el capote empezó a darle pases y Rafael "Medio Higo" se los saltaba y los esquivaba.

Hoy en día no suele ocurrir nada de eso, con la presencia de las escuelas taurinas es muy extraño encontrarse con algún torerillo que opta por ir arriesgando su vida en los pueblos ante toros grandes y muy bien hechos sin tener recompensa. Pero aquellos toreros siguen muy vivos en muchas piezas de la literatura y el arte español. 'Juan Belmonte, matador de toros' es sin duda uno de las biografías mas famosas del siglo pasado y mucho de su fama se debe a las bellas historias de cómo fue Belmonte con sus amigos a torear las reses en el campo ante la luz de la luna. Y la película 'Aprendiendo a Morir', una gran obra de cine que cuenta los inicios de la carrera de Manuel Benítez 'El Cordobés' y su viaje hasta la a gloria. En esta obra el torero sevillano representa a él mismo y cuenta las aventuras de cuando fue un chico pobre que se fue a robar gallinas para comer hasta que adquirió fama y gloria en la plaza. Resulta difícil comprender lo que tuvieron que aguantar estos chavales para, de alguna forma alimentar a ellos mismos y el resto de su familia. Como había tantos, se perdieron muchos por el camino y es por eso que cada uno tenía que hacer todo lo que pudiera para sobrevivir y para triunfar. Quizás de vez en cuando algún profesional o un aficionado generoso les regalase un duro como reconocimiento a una buena actuación pero en general pasaron mucho hambre y una vez que terminó una capea o un tentadero los chicos se desplazaron hasta el siguiente sin alimentarse ni descansar. 

En  una de las ocasiones  de aquellos años 50 en la que Antonio Martinez Lopez toreo en una plaza de toros formadas con carros en la plaza del pueblo de Gerena, fueron multitud de seguidores y amigos de Sanlúcar en un viejo autobús de Jiménez conducido por Juan"el chófer"y viajaba también su hijo Pepe Martín "el de los pinchazo"amigo de Antonio Martínez"Sanluqueño" a quien tantas horas le dedicó en los entrenamientos en la plaza de toros de Sanlúcar empujando el carro del toro.



En otras ocasiones le acompañaba Manolito el del "Pitraco"portando las muletas y herramientas de entrenamiento, Manolito ayudaba a su padre que regentaba una taberna  en la calle General Franco cercana a la vivienda de Antonio Martínez"Sanluqueño" a la que frecuentaba en numerosas ocasiones para tomar unos chatos de vino, esta amistad le resultaba beneficiosa a Manolito  ya que cuando él toreaba en la plaza de  Sanlúcar le decía al portero cuando este no lo dejaba entrar a la corrida, que si no dejaba entra  a Manolito el no toreará,por lo que Manolito no se perdió ninguna corrida en la que intervenía su amigo Antonio Martinez "Sanluqueño".

Salida Triunfal de la plaza de Toros de Sanlúcar la Mayor

Antonio Martinez "Sanluqueño"fue tomando fama entre sus paisanos y los pueblos cercanos donde no faltaba  a ninguna capea, su jefe el señor "Pero"siempre le apoyo a la hora de transportarlo a las capeas y ausentar lo de su trabajo para que Antonio pudiera estar en las fiestas donde se celebraran capeas, incluso pagaba un autobús para que sus paisanos fueran a verlo.En Sanlúcar la Mayor toreo numerosas novilladas sin picadores con Guerrerito,Canova, en Sevilla toreó dos veces, la primera cortó una oreja,en la segunda no tuvo mucha suerte por la que no tuvo premio.A falta de un apoderado asume la responsabilidad y los gastos de desplazamiento, al que cierto día arrienda un coche para el traslado de su cuadrilla para cierta corrida, donde el coche le sale ardiendo y Antonio pidió ayuda a sus hermanos al que pidieron un préstamo para pagar los gastos del arreglo del coche, en ocasiones eran toros desechados con bastante más peligro, pero había que tirar adelante, pues en el toreo nadie dijo que era coser y cantar.



Antonio Martinez Lopez
Natural de Sanlúcar la Mayor, nació el 30 de Abril de 1930 en una humilde familia Sanluqueña, hijo de Mariano Martinez Rioja y de Teresa López Morillo, es el segundo de 6 hermanos.Está casado con Parma Carrascal y es padre de un hijo llamado Antonio.
Después de una dura infancia en tiempos de la guerra civil, comenzó a trabajar muy joven debido a la hambruna que azotaba a España en aquellos años y que provocó calamidades y miserias  en muchas familias Sanluqueñas como la de Antonio.


Este Sanluqueño y  gerundense de adopción tuvo su primer contacto con el capote y el toro a los 15 años en los campos de la ganadería de los Pablo Romero, que por aquellos años triunfavan en España.Se marcha a travajar  muy joven con el señor " pero" al cortijo de Guadiamar y allí desempeña las tareas del campo hasta que cumple la mayoría de edad y se marcha a Gerona a cumplir el servicio militar.Antes de partir a Gerona, Antonio ya había  tenido varias tomas de contacto con el mundo taurino, especialmente con novilladas donde  ya  Antonio Martínez "el Sanluqueño"apuntaba grandes maneras como novillero.y es en Gerona, cumpliendo el servicio militar, donde se tira al Corso de Santa Eugenia en 1953 como espontáneo donde causa buenas  sensaciones y seria con el apodo del "Espontáneo" donde torea su primera novillada en Olot en 1953.
Debuta en Figueras el 8 de Mayo de 1955 con el nombre de Antonio Martinez Lopez " El Sanluqueño" junto a José María Clavel y Manuel Zuñiga. El 16 de Octubre sale en hombros de la Plaza de Toros de Gerona junto a  Clavel y Roberto Espinosa tras cuajar una maravillosa novillada con picadores y el 30 de Mayo de 1955 consigue un rotundo éxito como novillero en la Plaza de Toros de Cáceres junto con Luis Albiz.El 28 de Octubre de ese mismo año, toreó como novillero en la Plaza de Toros de Gerona junto a José María Clavel y Rufino Melián, donde se mete al público del corso de Santa Eugenia en el bolsillo tras su triunfo, éxitos que volvería a repetir el 1 de Septiembre de 1956 en la Plaza de Toros " España Brava", de Sant Feliu de Guixols,junto a su compañero de tardes Jose Maria Clavel como novillero y junto a una de las figuras más importante del toreo de la época el torero onubense Antonio Borrero "Chamaco"
El 19 de marzo de 1957 abre la temporada de novilladas con picadores en la Plaza de toros de Alicante, junto a "El Tino" y a Rafael Jimenez "Chicuelo II, Hijo"donde cuaja una gran actuación.El 2 de Junio de 1957 triunfa de nuevo como novillero en la Plaza de Toros de Teruel, junto a Manolo Bravo"Relámpago" y José Luis Ramírez.El 30 de Junio  torea en la Plaza de Toros de Zaragoza en otra novillada con picadores. junto a Victoriano Valencia y Antonio Palacios, donde le  hace dos grandes faenas a los novillos de la ganadería de Juan Gallardo Santos y siete días antes el 23 de Junio de 1957 participa en la inauguración de la  Plaza de Toros de Ondarax(Valencia), tierra donde volvería a torear meses más tardes pero esta vez con novillos de Pablo Romero, poniendo la plaza  en pie tras su faena. El 18 de mayo de 1958 tras levantar una gran expectación en la Plaza de Toros de la Maestranza, torea junto a  Antonio Cobos y "Trincherilla" unos novillos que defraudaron a todos los presentes. de la ganadería Clemente Tasara, donde "El Sanluqueño" realiza una serie de verónicas que puso la Plaza en pie y llevándose la buena crítica de la prensa hispalense.

Tras un año extraordinario como fue 1957 que le impulsa a ser una figura ascendente en el toreo Español y tras la buena crítica de la prensa taurina, Antonio Martinez Lopez"El Sanluqueño", prepara la alternativa que tomara en la Plaza de Toros de San Luis de Guiso el 10 de agosto de 1958. Vestido de blanco y oro recibió al toro de nombre"Paritano" de mano del torero Isidro Marín y bajo la atenta mirada de Antonio Borrero "Chamaco". El estilo y las verónicas del "Sanluqueño", vuelven a ser alabadas por la crítica taurina y el 1 de noviembre de 1958, torea en la Plaza de Toros de las Arenas de Barcelona, donde ya como torero y no como novillero, vuelve a triunfar brindando un toro a Antonio Borrero " Chamaco" que presenciaba la corrida desde una barrera y participa como testigo del torero Curro Lara.



Tras cortar varias orejas viaja a Mallorca el 20 de mayo de 1960 para torear en la Plaza de Toros de Muro, con toros de Curra Valverde, junto a los torreros"El Tano"y "Chicuelo II,hijo".En esta corrida sufre una gravísima cogida que le aparta de las plazas de toros toda la temporada. Tras su vuelta a las plazas en 1961 las corridas comienza a  flaquear y consigue pocos contratos,también debido al abandono y dejadez de su apoderado el señor Zulueta y vuelve a torear en numerosas plazas de levante y norte de España, pero ya como torero de plata.Tras su exitosa etapa como novillero que le llevó a tener hasta una peña taurina con su nombre en Girona. allá por la década de los 50, 




Homenaje al " Sanluqueño"
También conocido como "El niño de Mariano"

En Nuestro Blog.



Gracias por visitar nuestros blogs, 

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Antonio Herrera Ortiz,En busca del Hermano Cirilo.Parte ( 12 )


Antonio Herrera Ortiz,En busca del Hermano Cirilo.Parte (12) 
Tanto el arquitecto que realizó la capilla = Antonio Illanes del Río (1883-1973)
como el autor de los medallones Antonio Cano Correa (1909-2009)
 son personajes vinculados a Sevilla a los que hacemos referencia .
Los tres medallones situados sobre la puerta de la capilla (de izquierda a derecha: fe, caridad y esperanza), dan un aire románico, con una belleza serena, armoniosa, equilibrada.Las composiciones, están basadas en formas esquematizadas y geométricas, con un concepto moderno, de formas angulosas, líneas rectas y en zigzag, y sobre todo triángulos perfectos.El ropaje se dispone en formas rígidas y angulosas, siguiendo la misma ordenación geométrica. Este esquematismo que poseen las figuras, hace que desaparezca su expresión particular, rígido.


Antonio Cano, el autor de los medallones, nació el 4 de febrero de 1909 en Guájar Faragüit, pueblo de la cornisa mediterránea Granadina. Sus padres, de origen campesino, se trasladan al año siguiente a Granada capital. Falleció El 3 de julio de 2009. Fue el arquitecto que llevó a cabo el monumento sevillano de Elcano (Glorieta de Marinos Voluntarios).






Antonio Illanes del Río (1883-1973), fue un arquitecto sevillano que desarrolló la mayor parte de su vida profesional en los años centrales del siglo XX. Nacido en Umbrete en el seno de una familia con propiedades agrícolas, pertenecía a la clase media acomodada sevillana. Estudió arquitectura en Madrid, donde destacó como dibujante, en un momento de fuerte presencia sevillana en que se gestaba la última generación de los arquitectos regionalistas. Su hermano, José Luis, fue un destacado político de la derecha local sevillana, que llegó a ser Diputado a Cortes por la CEDA durante el período republicano. 












Los relieves de los tres medallones, que representan las Virtudes teologales, fueron realizada por Antonio Cano en piedra caliza de Pedrera en 1967, de unos 1,50 m de diámetro para cada uno.Tales medallones fueron resueltos con un mismo concepto escultórico y análoga composición. En la vertical del círculo de los tres medallones, se encuentra centrada, la figura de una mujer sentada en posición simétrica = La Virtud.

La caridad, tiene apoyado sobre su pierna izquierda un niño desvalido, y sobre su mano derecha, una casa que simboliza el hogar de acogida. La composición se complementa con dos cabezas de querubes debajo de su brazo derecho.Este medallón difiere de los otros dos, en cuanto a composición, ya que no es una sola figura, ya que tiene un niño entre sus brazos, por lo que el artista lo coloca en el centro de los tres relieves, para equilibrar de esta manera el problema compositivo.

La figura de la fe, tiene los ojos tapados como símbolo de la fe ciega, y entre sus brazos sostiene el cáliz que representa la Sangre de Cristo. La túnica es ajustada y el manto se pliega caprichosamente, para conseguir con sus ángulos y planos, rellenar el círculo. La composición se complementa con tres cabezas de querubines a cada lado.
La esperanza sostiene en su mano derecha el ancla de la salvación, y en la mano izquierda, una rama de estilizadas flores, símbolo de la paz. La composición se equilibra con el paño colocado detrás del ancla, y de su brazo derecho, y con dos cabezas de querubines debajo de su brazo izquierdo.
Cómo nos “reclutaron” para ser Marista y sus Cursillos
Cierta tarde de mayo/65, llegó a mi colegio marista, un Hno. regordete, de tez muy blanca, de nombre raro para mi pueblo sevillano de Sanlúcar la Mayor (era el Hno. Ladislao González, burgalés) preguntándonos literalmente qué queríamos ser de mayores. Yo, niño de 7, recién hecha mi Primera comunión, alumno de el Hno. también burgalés Fernando Ballorca, en primero o segundo de Primaria, puse que... ¡Hermano Marista!. Y es que había observado a los jóvenes Hnos. (a los Hnos. Juan Antonio Guerrero, Fernando Ballorca y Gregorio de Pedro, que tenían veintipocos años) hablar bajito, pronunciar muy bien las eses y las jotas (antes no había televisión que nos intentara uniformar a casi todos), rezar con fervor, obedecer pronto, apuntar las notas con un lápiz afiladísimo y cuidar y querer a un niño como yo sin exigirme nada, sintiéndome atraído a ser como ellos eran.Entre los tres, cada uno durante algún curso de la Primaria, me prepararon para los consabidos cursillos veraniegos pre-junior, en ortografía, redacción y lectura. Como en aquel tiempo no había biblioteca alguna en el colegio, ellos me proporcionaban libritos de la mini colección Ardilla y desde entonces data mi amor voraz por la lectura y mi gozo en escribir y compartir alguna vivencia. 

De esta novelita,
me acuerdo perfectamente, 
pues incluso nos la leyó el Hno.,
profesor de la clase, 
ya que obtuvo mucho éxito.




A los Hnos. Juan Antonio Guerrero, Fernando Ballorca y Gregorio de Pedro, y al H. Cirilo,  debo inicialmente mi experiencia de seis años de juniorado, desde Robledo a Castilleja (desde 1969 a 1973) pues desde siempre, aún sin saberlo jamás ellos, los llevo en mi corazón, ya que por ellos comencé una aventura marista, que aún, por lo que se ve no ha terminado en mi vida. En otro lugar (Burgos), el Hno. Ladislao, que siempre viajaba por toda España con un imposible Citroen Dos Caballos, a veces tenía encuentros que duraban varios días con pre-juniores o con los padres de los chavales que querían ser maristas. Varios años más tarde, tomó el relevo de Ladislao, el Hno. Lucinio (Paulino) Pérez, excelente conductor y buen conversador, que ha estado viviendo en el Colegio de Sanlúcar.

Los cursos veraniegos
Estuve en dos cursillos pre junior: En el magnífico colegio marista de internos de Jaén capital (Colegio Marista Ntra. Sra. de la Capilla)  y en Ogíjares (a 7 km de Granada), junto con 12 chavales de Sanlúcar, que al año siguiente ya habían bajado a la mitad. En el primer cursillo, lo pasé mal, porque era la primera vez que salía fuera de casa y aquellos 21 días me parecieron 21 meses, pues las jornadas transcurrían extremadamente lentas. También, como nos daban clases de un nivel de 1º de bachiller, sentía el estrés de quien no domina las materias pues yo sólo había aprobado 3º de primaria, con el H.Cirilo.Lloraba, pero no en la cama de noche que hubiera sido lo normal, sino cuando cantábamos por la tarde, las canciones que nos enseñaba el Hno. Ladislao, tanto para las misas como para las veladas después de cenar, pues al cantar todos, nadie se daba cuenta de las lágrimas mías. De esa manera, llegué hasta caer enfermo de anginas. Entonces, llegó el Hno. enfermero a tomarme la temperatura a la cama, en dormitorios parecidos a los de Ogíjares, y mi sorpresa fue total, cuando me puso el termómetro en ¡el culo! (a los años, a mis hijos pequeños, yo les he puesto el termómetro en tal lugar, pues es el idóneo para saber la temperatura corporal exacta). Por eso, procuré restablecerme cuanto antes, ya que me daba mucha vergüenza, no sin antes corretear en pijamas, secretamente, por todo el colegio, hasta romper una jarra de limonada en una correría tras un murciélago que se había colado en el dormitorio.
 Con mis 7-8 años, en este primer cursillo, aprendí una cosa, que luego me valió para los seis años alejados de la casa de mis padres, para todo momento de mi vida, mili, dificultades, fracasos e, incluso, jolgorios: Que todo pasa.Al año siguiente (junio/1967), llegué a Ogíjares. Pero, con 8 años, yo ya tenía “profunda” experiencia de la vida y me lo tomé con otra filosofía, disfrutando de cuantas cosas bonitas se me ofrecían por los Hnos: Los fuegos de campamentos, los juegos, la piscina, la sonrisa perenne del Hno. Ladislao...

Como yo había aprobado mi curso de 4º de primaria, no me agobié y lo que hacía era leer los cuentos que abundaban en el libro de literatura y sólo aprobé una asignatura novísima para mi como era la de ciencias naturales. Pero, me escogieron para junior, sólo que yo tendría que ir a Ogíjares y Herrero, el otro sevillano iría a Robledo de Chavela (Madrid). Pero a mi lo de Madrid me sonaba más exótico, además que mi madre había estado un par de años trabajando en la capital de España antes de casarse, y así pedí irme con Herrero y esta, creo, que fue la mejor decisión. 


Nuestro primer viaje al juniorado de Robledo

 En estos primeros meses del juniorado (setiembre-Navidad-1967), teníamos asiduos contactos por escrito con los Hnos de Sanlúcar, especialmente con el H.Cirilo y con el H.José Antº Guerrero, pues nos acordábamos de nuestro pueblo, de nuestras familias.Al tener la inmensa suerte de ser elegidos como junior, como alumno de un seminario menor marista, era apremiante que nuestros padres nos preparasen con muchísima fatiga, pues la mayoría de nuestras familias eran de extracción humilde, el ajuar para todo un año, que en una maleta y algunas bolsas nos deberíamos llevar.Se preparaba en base a una lista que el Hno. Ladislao enviaba y de la que sólo recuerdo el par de juegos de sábanas, el juego de cubiertos, las zapatillas de lona para el deporte y... un bañador azul marca Meyba, que serviría también como calzonas deportivas. Asimismo, se nos asignaba un número, que nuestras madres tenían que coser a cualquier prenda, pues por él, cuando entregáramos la ropa para lavarla se podría saber de quién era. Mi número era el 316, pues aunque los de Robledo comenzaban por el nº 1, yo, en principio debería haber ido a Ogíjares, que allí continuaba por el nº 200, aproximadamente. De manera, que el cartón con mi número era el último que se ponía sobre la última cama del dormitorio grande de Robledo.

Herrera y Herrero, junto fachada de capilla Sanlúcar, navidad 1967,al hacer una visita al H.Cirilo para felicitarle.Ya estábamos en Robledo desde setiembre/1967, en el Juniorado Champagnat. 
El viaje hacia Robledo
No recuerdo el día, la noche exacta en que salimos en el tren expreso de las 23 horas, desde la Estación de Plaza de Armas de Sevilla. Con mi compañero Herrero y yo, iba el Hno. Benito Hinojal, profesor de 2º en Robledo. Sería un día a mediados del mes de setiembre/1967 (yo tenía 9 años)Llevaba una maleta y media (otra maletita pequeña) de paño a cuadros verdes, atadas con una cuerda de plástico, que había preparado íntegramente mi padre. Al llegar a Córdoba, el Hno. se bajó del tren y nos compró una botella de agua, pero de gas, que yo nunca había probado y que medio dormido me supo a rayos.Cuando llegamos a Atocha (Madrid), a eso de las 9 de la mañana, nos esperaba el Hno. director, Florencio Garatea (que fue sanitario durante la guerra en Sevilla) que después de un café con leche nos acompañó definitivamente a Robledo, o mejor dicho, a la Colonia de Robledo de Chavela, donde estaba situado el Juniorado Champagnat, a muy pocos metros de la estación de ferrocarril, línea Madrid-Burgos-Irún.Nada más bajar del tren de cercanías, con mi nerviosismo, con mis 9 años, percibí tres cosas, que aún recuerdo nítidamente: Primero, el olor penetrante a pinos, jaras y monte. Lo segundo, una algarabía de chillidos de muchachotes que jugaban en los frontones y canchas del juniorado. Y, tercero, el edificio de piedra, de granito gris y el ciervo y la cruz dibujada cerca de la techumbre.

“Detrás de la ventana
me he visto desgranando, uno a uno,
los días de mi infancia.
He vuelto de la escuela
como si regresara de la vida…
--<>--<>--<>--<>--<>--<>--<>--<>--
Próximamente
-<>--<>--<>--<>--<>--<>-
Del ‘Testamento espiritual’ de S. Marcelino Champagnat
(Constituciones de los Hermanos Maristas, 
Ojalá se pudiera afirmar de los Hermanitos de María :
«mirad como se aman».

Gracias por visitar nuestros blogs, 

jueves, 16 de noviembre de 2017

Antonio Herrera Ortiz,En busca del Hermano Cirilo.Parte(11)


Antonio Herrera Ortiz,En busca del Hermano Cirilo.Parte(11)
de gira a las orillas del Guadiamar sanluqueño(1967)
Al H. Cirilo le gustaba tanto ir de gira a las orillas del Guadiamar sanluqueño, en aquellas tardes en que se hacía tabla rasa entre los émulos de los campos romano o cartaginés.Contaba al menos, con tres hermanos: Marcelino, Sebastián y María Mercedes, los dos primeros casados, fallecidos antes de morir el Hermano Marista de nuestro corazón.Mi madre, para esa gira o merienda, siempre me preparaba la talega con un bocadillo de mortadela y un plátano. La bebida era el agua del río, que entonces se podía beber con total garantía.
Casi a final de curso, después de las 1ª Comuniones, hacia los últimos días de mayo, los que habían participado en las representaciones del Cine de Cataluña, para la entrega de premios, se les obsequiaba con una pequeña excursión de un día, bien al Río Guadiamar-a la Herrería- bien a Castilleja de la Cuesta donde estaba el juniorado mayor marista o bien a La Finca de La Alegría, situada en la carretera Olivares-Gerena, frente a la torre vigía de San Antonio, antigua torre almohade.
Itinerario en el Centro Guadiamar
 siguiendo la Vía Pecuaria hacia el río.
Guadiamar siguiendo la Vía Pecuaria hacia el río. A la izquierda, contemplamos la masa de monte mediterráneo que ocupa la finca de la Bacante, un excelente ejemplo de acebuchal mezclado con encinar y sotobosque de lentisco. A unos 200 metros del inicio y junto a  un grupo de encinas centenarias, encontramos una bifurcación donde tomamos el ramal derecho, atravesando campos de trigo, hasta alcanzar el camino de servicio paralelo a la autovía. En este tramo podemos observar aves esteparias como el aguilucho cenizo, alondras, tarabillas, cogujadas y alcaudones que nos acompañan en nuestro recorrido.

Aquí nos dirigimos a la izquierda, y una vez rebasado el cortijo de Los Lagares, alcanzamos el arroyo molinillo, donde atravesamos el puente de la autovía pasando por su orilla, encontrándonos el arroyo Ardanchón. Este caudal de agua tiene una elevada importancia ecológica, tanto por la gran densidad  que presenta el bosque de ribera de este afluente del Guadiamar, como por el  tipo de paisaje que atraviesa (campos de cereal y girasol), convirtiéndolo en un excelente corredor ecológico transversal.




Una vez atravesado el vado del arroyo Ardanchón, seguimos a la izquierda por el sendero de uso público paralelo al arroyo Guadiamar por su orilla derecha. En este recorrido, destaca la vegetación de ribera: álamos, olmos y fresnos (tanto naturales como de repoblación) entre adelfas y tarajes.Más adelante, nos adentramos en el último tramo de nuestro itinerario, que discurre entre la dehesa de encinas de la hacienda La Herrería y el bosque de ribera del cauce derecho. Aquí encontramos el río flanqueado, además de por especies mencionadas anteriormente como álamos y fresnos, por eucaliptos enormes que proyectan una intensa sombra bajo sus copas y hacen especialmente agradable este itinerario en los días soleados de verano. Este tramo es  especialmente rico en  fauna  acuática, por lo que nos podemos encontrar a numerosos pescadores practicando este deporte en sus orillas.
Continuamos nuestro recorrido hasta el puente de la carretera A-472, lo sorteamos y llegamos a nuestro destino, el Área Recreativa Las Doblas, un lugar idóneo para descansar y reponer fuerzas para  emprender el camino de vuelta hasta el Centro Guadiamar.El área recreativa de las Doblas consiste  en una antigua gravera  aprovechada para diseñar un complejo sistema de lagunas que se alimentan con las aguas de las crecidas. La mayor de estas lagunas fue dotada con una pasarela de madera que permite atravesar, pudiendo contemplar las densas masas de carrizo de sus orillas y las aves acuáticas.
Charca de las Mujeres y los Marcelino
Descansando con un buen amigo
La hora de la comida








El nacimiento del Guadiamar tiene lugar en el municipio de El Castillo de las Guardas, en zona de baja montaña, categoría paisajística que acompaña al río hasta la cola del embalse del Agrio,punto en el que el río se adentra en la campiña acolinada.

 Tras este primer tramo campiñes, localizado en el municipio de Aznalcóllar,el río se adentra posteriormente en ámbitos de topografía sucesivamente ondulada, pasando posteriormente a la campiña alomada. Es precisamente esta campiña alomada la que acompaña al río en el 21% de su recorrido, convirtiéndose por ello en la segunda categoría paisajística más importante.


Antonio Herrera Ortiz,
En busca del Hermano Cirilo.
(Parte ( 1 )(Parte ( 2 )(Parte ( 3 )(Parte ( 4 )(Parte ( 5 )(Parte ( 6 )
(Parte ( 7 )(Parte ( 8 )(Parte ( 9 )(Parte ( 10 )(Parte ( 11 )
CONTINUARÁ.
Próximo Capítulo
1º Los tres medallones situados sobre la puerta de la capilla.
2º Cómo nos “reclutaron” para ser Marista y sus Cursillos.
3º El Beato Marcelino Champagnat 

Gracias por visitar nuestros blogs,